Está claro que, para que un cliente pueda comprar arras de plata ha de haber un proceso previo de diseño y fabricación que responda a unos requisitos determinados. Por supuesto, contando con los materiales y herramientas adecuados. En este post queremos ver algunos de los principales.

Empezamos con los alicates y los cortadores de alambre, la visera con aumento para trabajar con una lupa, el empujador y el bruñidor de Bisel para asegurar las  piedras. Se usan también sellos de metal o cuños para marcar las joyas, limas, martillos y, por supuesto, un banco de trabajo que otorgue estabilidad. Para la fabricación de piezas como las que hacemos en Sevicor es imprescindible el papel de lija de diferentes grosores. También, ya en las fases finales de fabricación, echaremos mano de un pulidor. Se usan también taladros de mano y pequeñas brocas para la perforación además de sopletes para soldar las piezas y  tijeras para cortar chapas y grandes trozos. Aunque hay variaciones según el tipo de metal que se esté trabajando, las herramientas son casi siempre las mismas. Los orfebres utilizan una amplio abanico de utensilios para cortar, dar forma, unir, formar y pulir los objetos de metal. Objetos que, además de joyería, pueden ser vajillas, vasos y otros trabajos artísticos. La sierra del joyero se utiliza para cortar planchas de metal, cable y tuberías. Las tijeras de metal pesado son utilizadas para cortar planchas de metal gruesas.  Otras herramientas especiales son los cortadores de tubería y de disco. Los primeros se utilizan para agarrar los tubos huecos mientras se cortan con la sierra.  A la hora de soldar, en el mundo de la joyería se usan normalmente las antorchas micro y jumbo (funcionan con butano). Se usan además martillos, mazos, mandriles, bloques y perforadoras. Los martillos de remachar, como su nombre indica, se utilizan para colocar remaches para añadir las piezas de metal. Por su parte, los mazos se usan para dar forma al metal sin marcarlo.

Después, llega el momento de limpiar y pulir las piezas. Se usan por ejemplo los vasos de rotación eléctricos y limpiadores ultrasónicos. Mezclados con agua, el polvo de piedra pómez limpia las manchas de fuego producidas cuando el metal se calienta para soldarse. Las ruedas de pulido eléctricas se usan para darle brillo al metal. Son por ejemplo de acero inoxidable, para dar un acabado satinado, o de lana de cordero, para dar un gran lustre.